30 octubre 2006

De birras...perdón ... rutas por Madrid

Una excursión por la Sierra de La Cabrera
Con Carmen, la Pili, David y Víctor
Octubre 2006
.
Teníamos que aprovechar estos días benignos de otoño y nos fuimos a caminar por la sierra de La Cabrera.
Tocamos al timbre del convento y un amable fraile chicharrero (de Candelaria) nos enseñó sus jardines y ermita.
Llega el otoño
CONVENTO DE SAN ANTONIO
Poco se sabe del año exacto de la fundación original del convento, sin embargo se afirma que existía en ese lugar un pequeño monasterio o cenobio benedictino-cluniacense, Eremitorio de San Julián, cuya ermita primitiva que aún se conserva al menos es de estilo románico del siglo IX, ya que diversos elementos hacen pensar en una construcción prerrománica-visigótica anterior al siglo XI. La fundación del Convento de San Antonio fue debida a la Reforma religiosa que arranca en el año 1348 a causa de la epidemia de peste que diezmó España. Será hacia 1404 cuando los franciscanos de la Reforma de Pedro Villacreces llegaron a La Cabrera y establecieron aquí el Convento de San Antonio de Padua. En la segunda mitad del siglo XV el Convento sufrió importantes reformas y ampliaciones de la mano de D. Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana. También, a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII fue ampliado y remodelado como se puede apreciar en la actualidad tanto en la arquería de levante como en las fachadas de poniente y sur. Durante los siglos XVIII y XIX, el Convento se convirtió en lugar de prisión de la Archidiócesis de Toledo. Tras la invasión Napoleónica, los franciscanos abandonaron el Convento para volver en 1812. Allí estuvieron hasta que en 1835 con las leyes de exclaustración y desamortización el Convento fue expropiado y vendido por el Estado. A partir de entonces fueron varios sus propietarios, D. Mariano de Goya y el doctor Jiménez Díaz. Será este último quien llevó a cabo una remodelación tanto en la iglesia como en el jardín, restauración de gran valía al frenar el estado ruinoso en el que se encontraba el Convento. El doctor Jiménez Díaz comenzó su reconstrucción hacia 1935, la iglesia, que se encontraba hundida en un montículo de tierra, fue rehabilitada hacia 1943. Las obras de restauración duraron hasta 1949 únicamente interrumpidas durante la Guerra Civil Española. A su muerte, Jiménez Díaz devolvió por donación testamentaria el Convento a los franciscanos.

San Antonio - Talla del XIX

Abejorro en plena maniobra de aterrizaje

Jardines del convento

La torre de la ermita

colores otoñales

***

...y para teminar unas cervecitas en el camping

...ummmm que delicia