16 febrero 2009

YO, ¿PASAJER@ SOSPECHOS@?

En mi último viaje a Nepal via India me exasperó la cantidad de registros a los que fui sometida en los aeropuertos de Kathmandú y Delhi, no por ser una mindundi occidental, sino porque cada 4, 10, 2 ó 20 metros aleatoriamente me volvían a escanear la mochila, y aún después de revisada en sus supermáquinas de rayos x me lo sacaban todo (esto era lo mejor pues había puesto a propósito unas cuantas bragas y calcetines sucios jajajajaa), yo les dejaba que hurgaran con esa extraña obsesión que tienen por requisarte mecheros y cerillas con la excusa de que puedes hacer una bomba con ellas a bordo...sus cosas...y poco a poco iba fantaseando con la idea de convertirme de repente en Trinity y liarme a hostias con tanto funcionario agggggg. En total en un MAD-LON-DEL-KTM-DEL-BRU-MAD pase por 21 registros de mochila.

Todo este coñazo comenzó un día de Agosto de 2006 cuando un diplomático israelí fue arrestado en el aeropuerto de Ezeiza (BUE) con un cargamento de explosivos líquidos. Se dirigía a Santiago de Chile pretendiendo pasar la aduana sin ser registrado gracias a su condición de diplomático, pero no fue así. Su intención, según fue infiltrada a la prensa, era provocar un autoatentado en la embajada de Israel en Santiago para inculpar a algún comando islamista y montar otro teatro que llenara sus victimarios y bolsillos.

El caso es que el susodicho fue arrestado, y no se volvió a saber de él, dicen las malas lenguas que la influyente comunidad sionista en Argentina logró extraditarle para ponerle en un avión de vuelta a Tel Aviv a que se consumiera en un despacho el resto de sus días.

El diplomático desapareció del mapa, pero ese famoso día 9 de Agosto de 2006 desde Ezeiza saltó una alarma y todos las agencias de seguridad mundiales se pusieron en alerta para buscar explosivos líquidos, Interpol en Europa y Scotland Yard hicieron un gran show pretendiendo descubrir a unos supuestos terroristas islámicos que iban a colocar no sé cuantísimos explosivos líquidos en aviones con dirección a USA. Ese día todos los vuelos a y desde Londres se cancelaron y tuvimos un buen lío en mi call centre. Aquellos muchachos fueron acusados de complot terrorista y de pertenecer a AlQaeda, esa organización que se han inventado para sostener toda esta gran mentira; fueron enjuiciados y nunca se encontraron pruebas contra ellos.

Y un gran negocio acababa de nacer. Hasta entonces 4 picoletos nos miraban el equipaje por rayos y era un servicio que ofrecían los estados de todo el mundo mundial. A partir de entonces encargaron la seguridad aeroportuaria a grandes empresas como Prosegur o Eulen en España. La pasta la cobran en concepto de tasa de seguridad en el mismo billete con el código YQ que vale para el sartenazo de fuel y de seguridad. Y como tienen que justificar tanta tontuna, te hacen quitarte los zapatos, viajar con frasquitos transparentes, no le puedes llevar una botella de Rioja a tu tía de Sevilla, te hacen quitarte el cinturón, te piden explicaciones de cosas increiblemente tontas...y todo esto gracias a nuestro querido diplomático israelí . Hoy gracias a este insigne hombre la industria de la seguridad ha desarrollado máquinas muy sofisticadas como las que están instalando en los aeropuertos más modernos del mundo, controles biométricos, lectores de iris, huellas digitales grabadas en bases de datos que circulan por Dios sabe donde, y facturaciones millonarias, ingresos cuantiosos, la gallina de los huevos de oro. Por ejemplo en España AENA pagó 100 millones de Euros en 2006 a estas compañías de seguridad.
¿Quiénes pagan al final esta factura a través de las YQ en los billetes? y ¿Quiénes, además de poner la pasta, ponen su paciencia a prueba y encima son tratados como delincuentes?:
NOSOTR@S, PASAJER@S SOSPECHOS@S
Estos son hechos reales, bu$$ine$$ is bu$$ine$$$$$$$$$$$





Mi alterego Trinity y su amiguete Neo acabando con tanta tontería

3 comentarios:

Stories dijo...

Que pasada, me gusta el clip de Matrix. Espero que despues de todo eso hayas disfrutado de tu viaje. Un beso gordo Trinity.

NEO

Anónimo dijo...

Se forran unos cuantos a costa del miedo y el consentimiento de la gran mayoria. No hay nada mas peligroso para el individuo que el miedo. No te deja pensar ni actuar con sentido comun.

Anónimo dijo...

Ays! Confío en que todos estos sufrimientos aeroportuarios, no nos lleguen a quitar las ganas de seguir viajando.