23 diciembre 2006

JAPÓN VII - LAS CIUDADES






Calle principal en Moto Hakone
***

No, no es Manhattan, es la vista del Rainbow Bridge desde la isla de Odaiba en Tokyo

***

Vista del barrio de Ginza desde la rivera de Sumidagawa - Tokyo
***

Castillo de Himeji

En dos palabras “Im presionantes”, jajajaaa....
Las grandes urbes se expanden hasta juntarse con las ciudades aledañas y formar megápolis como Tokyo-Yokohama-Saitama-Kawasaki con una extensión de más o menos Polonia , ups perdón, Cataluña y unos 31 millones de habitantes apiñaditos. Es fácil moverte en transporte público, trenes locales, metros, autobuses y taxis, si llevas un buen mapa que por cierto te dan por doquier cada vez que preguntas por una calle (antes de salir de viaje andaba preocupada porque no tenía mapas pero una vez allí todo cambió pues hasta en los comercios te sacan el mapa de la zona y te explican incluso por gestos como llegar a donde sea). Los conductores de autobús llevan guantes blancos, una gorra preciosa y no discuten por nada; yo misma presencié como un turista aparentemente koreano (cabeza buque) se disculpaba con el conductor porque en la salida no encontraba su bono-bus y el chófer con un gesto digno de una geisha le despedía amablemente sin decir ni mu.
Consejo:
Si vas en otoño o invierno abrígate bastante, es más frío que España.

Ginza - Tokyo

***

Iluminación navideña en Shinjuku - Tokio

***

Kyoto, una ciudad entre montañas, de clima frío, un aire limpio hasta hacer llorar y la maravillosa sensación de estar amparado por los dioses del refinamiento y la gentileza. Sube al The Cube en la estación central. Compra inciensos. Prueba los pastelitos de judías. No te tomes entera una botellita de sake...mu malita, me puse mu malita. Disfruta de los jardines del templo Ryoan-ji.

Vista nocturna de Kyoto desde El Cubo de la estación central

***


Haz excursiones a Osaka, Kobe, Nara, Himeji (su castillo es el mejor de la zona). Dudaba yo sobre el lugar que elegiría este año para ir a ver la luna de otoño y me decidí finalmente por Kobe, jajaja. La víspera de la luna llena leí en un periódico inglés una noticia en la que se informaba que para aumentar el disfrute de los visitantes iban a instalar en el puerto unos altavoces con una grabación de la Sonata Claro de Luna de Debussy, entonces lo tuve claro.


Puerto de Kobe con la luna de otoño

***

Acuario de Osaka

***


En Tokio, no te pierdas el monorraíl de Odaiba, por 800 yens tienes viajes ilimitados, lo mejor es ir hasta Shinbasi y allí tomar el Yurikamome, hacerte la ruta hasta la última estación pues te haces una idea de donde parar al regreso y vas viendo la mega isla artificial desde todos sus ángulos, siéntate en el asiento del conductor inexistente y tendrás mejores vistas. A la vuelta si está atardeciendo paras en la estación de Daiba y en la de Odaiba-kahin koen, para ver las magnificas vistas del Rainbow Bridge y su estatua de la libertad, el edificio de la Fuji Televisión te hará sentir que andas perdido por una ciudad del siglo XXV.
No dejes de ir a la lonja de pescado , tendrás que madrugar y estar allí sobre las 9 , estación de metro de Tsukijishijo, el mercado cercano es una maravilla y encontrarás todo lo que te has comprado anteriormente a mitad de precio (platos, palillos, lacados, cerámica, woks ..etc)
Una paradita en Shibuya también merece la pena.


Edificio de la Fuji TV en Odaiba - Tokyo

****

En Japón no se fuma en la calle a menos que lo hagas en un “Smoking corner” en Tokyo o parado en una esquina en las otras ciudades, los smoking corners tienen ceniceros y extractores de humo, en la calle, sí en la calle.
No te lleves el móvil pues allí son tribanda 850, ni siquiera un tribanda 1500 vale allí. Lo puedes alquilar por días si es que “necesitas estar conectado”.
La electricidad va a 100v así que si tienes que cargar la batería de la cámara tardará el doble.
Puedes beber agua del grifo en cualquier ciudad sin temor alguno.
No temas perderte , siempre habrá alguien que te ayude a encontrar el camino a casa...